Pasar al contenido principal
Museo Regional de Pintura “José Antonio Terry”

Terry, museo en democracia · Cuadernillo

En diciembre, el mes de la democracia, el Museo celebra este hallazgo presentando un cuadernillo que reúne reflexiones de investigadores y gestores, en torno a la noticia.

Hasta el momento, la historia que se conocía sobre la creación del Museo Regional de Pintura José Antonio Terry decía que fue creado a través de un decreto del presidente de facto Pedro E. Aramburu en el año 1956, es decir, en dictadura. Esto implicaba, además, que José Antonio Terry, fallecido en el año 1954, había muerto sin conocer la noticia. Pero el equipo del Museo recientemente descubrió otra historia.

A partir de investigaciones realizadas sobre documentos donados hace pocos años al Museo, el equipo descubrió que el Museo Regional de Pintura José Antonio Terry no fue creado en dictadura sino durante la democracia, a través de una Ley Nacional en el año 1948, ratificada por el presidente J. D. Perón el 14 de Diciembre de 1953. En ese tiempo, Terry aun estaba vivo y pudo conocer la decisión del Gobierno Nacional de adquirir su casa y su obra. Esto cambia la biografía de Terry, la historia del museo y su identidad.

¿Es lo mismo que un museo sea creado por decreto de un gobierno de facto o que sea gestado por una ley durante la democracia? ¿En qué tramas de relaciones y políticas públicas se inserta el museo a partir de este descubrimiento? ¿De dónde viene ese cierto sentimiento de ajenidad respecto de los museos? ¿Qué cosas cambian a partir de ahora con esta noticia? Estas y otras preguntas son las que buscan respuesta en los ensayos del cuadernillo, en el que participan los investigadores del Instituto Cisor del Conicet y la Universidad Nacional de Jujuy, Gabriela Karasik y Marcelo Jerez, junto a la directora nacional de Gestión Patrimonial, Viviana Usubiaga, el coordinador de Institutos Nacionales, Pablo Fasce, y el director del Museo Nacional Terry, Juan Muñoz.

El Museo Nacional Terry tradicionalmente ha sido un espacio predilecto de la comunidad tilcareña. Durante la pandemia no solo ha llevado adelante esta investigación sino que ha realizado actividades virtuales y al aire libre para sostener el vinculo con la comunidad y encontrarse con los públicos que más lo necesitaban. Este descubrimiento refuerza la identidad comunitaria y democrática del museo y pone nuevos desafíos por delante.

“No somos los mismos ni las mismas cuando revisamos el pasado y reflexionamos sobre nuestra identidad. Cuando cuestionamos lo que nos es dado como hecho y se nos revelan otras posibilidades de lo anoticiado y aprendido (…) Los archivos y reservorios de los museos guardan indicios reveladores. Activarlos por miradas atentas y diversas, como ha sido el caso de este hallazgo en el Terry, es tarea colectiva. Ampliar derechos culturales, pensar y valorar nuestra democracia, también” señala Viviana Usubiaga.